martes, marzo 28, 2006

El poder del Santo Rosario


  • El 7 de octubre de 1983, Nuestra Señora le dijo al Padre Gobbi:

“Hijos predilectos, en la batalla de cada día estáis empeñados contra Satanás y sus insidiosas y peligrosas seducciones, contra el poderoso ejercito del Mal, además de la ayuda especial que os dan los ángeles del Señor, tenéis necesidad de usar un arma segura e invencible. Esta arma es vuestra oración.

...La oración posee una fuerza poderosa y suscita en el bien reacciones en cadena la cual es mucho más potente que las reacciones atómicas.”


La Santísima Virgen nos ha dicho que la paz sólo puede darse a través del retorno a Dios por medio de la oración, especialmente el rezo del Rosario. Pero son tantos los que todavía no escuchan su mensaje. Por tanto, la acción habla más que las palabras.


A continuación describimos hechos que han acontecido en Japón, Austria, Brasil. Esto debiera tener una fuerza acumulativa que conmueva a todos los católicos para comenzar a rezar el Rosario diariamente y, de ser posible, en familia.


  1. La Santísima Virgen habla en Japón: el Rosario de Hiroshima.

A las 2:45 a.m. Del 6 de agosto de 1945, un B-29 despegó de la isla de Tinian para dejar caer la primera bomba atómica sobre Japón. A las 8:15 a.m. la bomba explotó a ocho cuadras de la Iglesia Jesuita de la Asunción de Nuestra Señora en Hiroshima. Medio millón de personas desaparecieron. Lo único que quedó fué oscuridad, sangre, quemadas, gemidos, fuego y un terror que comenzó a difundirse.

Sin embargo, la Iglesia y los cuatro sacerdotes jesuitas ahí estacionados sobrevivieron: los Padres Hugo Lasalle, Kleingsorge, Cieslik y Schiffer. De acuerdo a los expertos, ellos deberían haber muerto, estando como estaban dentro del radio de explosión más mortífero de una milla. Nueve días después, el 15 de agosto, día de la Asunción de Nuestra Señora, la paz llegó.

El milagro de su sobrevivencia, su devoción por Nuestra Señora, su iglesia dedicada a su Asunción, mostró claramente a estos sobreviventes que eso era más que una coincidencia. Les mostró que el poder de María y su oración, el Rosario. Así, su respuesta a la bomba atómica fue el lanzar una Cruzada del Rosario por la paz en Japón.

Piensen en el poder de un río. Esta integrado por pequeñas gotas de agua, innumerables gotitas de agua, juntas estas pequeñas gotas forman un río poderoso, el cual puede conducir a pesados barcos y transformar los áridos desiertos en fructíferos jardines y granjas.

Así también la Cruzada del Rosario, los rosarios de incontables personas en todo el mundo se convirtieron en una inmensa e irresistible fuerza espiritual por la paz.

  1. Austria. El milagro de la retirada rusa.

A fines de la Segunda Guerra Mundial, los aliados hicieron algo espantoso; entregaron la Austria Católica a los rusos. Los austríacos toleraron esta dominación soviética durante tres años, pero era ya demasiado. Querían que los soviéticos salieran de su país. ¿Pero qué podía hacer Austria: 7 millones de personas contra 220 millones?

Entonces un sacerdote, Pater Petrus, recordó a Don Juan de Austria. Siendo superado por tres a uno en número, Don Juan condujo a los barcos del Papa, de Venecia y de España contra los turcos en Lepanto y, a través del poder del Rosario, milagrosamente los derrotaron. Así, Pater Petrus pidió una Cruzada del Rosario contra los soviéticos Pidió un diezmo: que diez por ciento de los austríacos, esto es 700,000, prometieran rezar el Rosario diariamente para que los soviéticos abandonaran su país. 700,000 austríacos hicieron el voto.

Durante 7 años los austríacos rezaron el Rosario. Entonces el 13 de Mayo de 1955, aniversario de la primera aparición en Fátima, los rusos salieron de Austria.

Incluso hasta el día de hoy los estrategas militares y los historiadores se muestran sorprendidos. ¿Por qué se retiraron los comunistas, si Austria es un país estratégicamente ubicado, una puerta hacia el oeste, rico en depósitos minerales y reservas de petroleo? Para ellos fue un enigma.

Al Williams, el custodio anterior de la Estatua Peregrina Nacional de Nuestra Señora de Fátima, me oyó contar esta historia una vez. El me dijo: “Sabe, Padre yo soy austríaco. Bueno, hace tres meses, Theresa Neumann murió. Yo la visité (18 de Junio de 1962). Una de las preguntas que yo le hice fue,”Por qué abandonaron los rusos Austria?” Ella me dijo: “En verdad, en verdad, fueron los Rosarios del pueblo austríaco.”

En otras palabras, el Rosario de Nuestra Señora hizo lo que los combatientes por la Libertad de Hungría no pudieron con el derramamiento de sangre de 25,000 personas Juan Cortés, brillante escritor y diplomático del siglo XIX escribió: “Aquellos que oran hacen más por el mundo que los que pelean. Si el mundo va de mal en peor, es porque hay más batallas que oraciones.”


3. Brasil, en 1962, El país que se salvó a sí mismo.

En Noviembre de 1964, en la edición del Reader's Digest apareció una historia titulada: “El País que se salvó a sí mismo. Ese país fue Brasil, En 1961 el escenario había sido montado para invadir Brasil, justo como sucedió en Cuba. ¿Pero adivinen quién frustró esta invasión? ¡Las mujeres de Brasil con sus rosarios! “Sí las mujeres”, dijo uno de los lideres de la contrarrevolución, “nosotros nunca hubiéramos podido detener la caída de Brasil en el comunismo.

Una noche a mediados de 1962, Doña Amelia Bastos escuchó a su esposo y a una banda de “anti-rojos” discutir sobre la amenaza del comunismo. “De repente decidí”, dijo ella, “que la política se había convertido en algo demasiado importante como para dejarlo enteramente a los hombres... Aún más, ¿quiénes tienen más que ver con lo que esta sucediendo que nosotras las mujeres?”

Ella formó la CAMDE (Campaña de Mujeres por la Democracia). En Belo Horizonte, 20,000 mujeres rezando el Rosario desmantelaron la reunión izquierdista que se estaba llevando a cabo ahí. En Sao Paulo, 600,000 mujeres rezando el Rosario en una de las demostraciones más emotivas de la historia brasileña, hicieron tañer la campaña de muerte para la revolución comunista.

Estas mujeres con Rosarios en las manos o alrededor de sus cuellos, emitieron una proclama de 1300 palabras:

"Esta nación que Dios nos ha dado, tan inmensa y maravillosa como es, se encuentra en grave peligro. Hemos permitido a hombres de ambición desmedida, sin fe cristiana ni escrúpulos, traer la miseria a nuestro pueblo, destruyendo nuestra economía, trasgrediendo nuestra paz social, para crear odio y desesperación. Se han infiltrado en nuestra nación, en nuestro gobierno, en nuestras fuerzas armadas y aún en nuestras iglesias...¡ Madre de Dios, sálvanos del fatal destino y el sufrimiento de las mujeres martirizadas de Cuba, Polonia, Hungría y otras naciones esclavizadas!"


"Nuestra Señora de Fátima dijo que si su petición no era escuchada, los errores de Rusia se esparcirían por todo el mundo. Pues bien, eso ha sucedido aquí, ¿Quien hubiera dicho que se llegaría a defender el derecho de asesinar bebés no nacidos y a considerar la homosexualidad como un estilo de vida?"


Fuente: Libro El Poder del Rosario, R.P. Albert J.M. Shamon.

Por favor, Dios, que todos ahora en México, como las mujeres de Brasil en esa ocasión, tomemos las riendas para rescatar a nuestro país de las fuerzas que podrían destruirlo. Y que utilicemos el arma recomendada por Nuestra Señora y que fue utilizada por las mujeres de Brasil y el pueblo de Austria: ¡El Santo Rosario!

No solo el Rosario rezado en lo personal, sino el Rosario en familia, puesto que es la familia quien esta amenazada.


Free Hit Counter
hit Counter